#HablemosdeEducación – “Recuperar y revitalizar la educación para la generación del COVID -19” en Nicaragua

Por Z. Colomer

Desde la aprobación de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, se viene haciendo énfasis en que, sin una educación equitativa, inclusiva y de calidad, los países no podrán romper con los ciclos de pobreza en que viven los NNA alrededor del mundo y mucho menos alcanzar la igual de género.

La pandemia del COVID – 19, vino a evidenciar las debilidades del sistema educativo alrededor del mundo y que éstos no estaban preparados para una crisis como esta, acentuándose la pérdida de aprendizaje, deserción escolar y mayor inequidad, esto significa que el mundo ya esta bastante alejado de poder cumplir con el ODS4, que establece que de aquí al 2030, garantizar una educación equitativa y de calidad para todas y todos durante toda la vida (Banco Mundial, 2020) .

En el caso de Nicaragua surgen varias interrogantes: En tiempos de pandemias ¿El sistema educativo se encuentra preparado para la educación post covid?

De acuerdo con la CEPAL (2020) , Nicaragua fue uno de los países de la región donde no se cerraron las escuelas públicas en tiempos de pandemia, sin embargo, esto no significa que el cien por ciento de sus estudiantes asistieron a ellas, de acuerdo con algunos especialistas en temas educativos, se estima que hubo un 55% de abandono escolar producto de la crisis sanitaria, en mucho de los casos los NNA, no eran enviados a la escuela producto del temor por parte de los padres, sumado a que desde el inicio de la misma las autoridades nacionales, tendieron a minimizar las
consecuencia de la misma.

Si bien es cierto que muchas de las escuelas privadas cuentan con plataformas digitales para trabajar y recurrieron a planes emergentes para enfrentar la crisis, también es cierto que en el caso de las escuelas pública no cuentan con herramienta como esta, pero esto no solo es el caso de nuestro país, pocos de los países de la región cuentan con una estrategia nacional de educación por medios digitales, con un modelo que aprovechen las TIC, lo que evidencia la brecha de desigualdad para tener acceso a conexión de internet, que en el caso de Nicaragua, menos de 30%
de la población tiene acceso al mismo.

A pocos días de iniciar el nuevo año escolar en nuestro país y a propósito que el pasado 24 de enero fue el día internacional de la educación con el tema “Recuperar y revitalizar la educación para la generación del COVID -19”, surge la inquietud sobre los planes que van a retomar las autoridades educativas para superar las deficiencias que dejo el año escolar 2020, tal
como lo expresa el Banco Mundial en su informe COVID-19: impacto en la educación: la clave en este nuevo comienzo será “no repetir las fallas que tenían los sistemas antes de la pandemia, sino apuntar a construir sistemas más adecuados que permitan que todos los estudiantes aprendan de manera acelerada”.

De acuerdo con esta premisa, será de suma importancia que las autoridades educativas del país retomen las recomendaciones que están haciendo organismo como UNESCO, UNICEF, ONU, CEPAL, sobre el regreso a las escuelas, entre ellas tenemos:

-Priorizar los ajustes curriculares y contextualizarlos para asegurar la pertinencia de los contenidos a la situación de crisis que se vive, es importante que se prioricen las competencias y los valores que la pandemia ha sacado a luz, tales como: aprendizaje autónomo, cuidado propio, solidaridad, competencias socioemocionales, salud y resiliencia (CEPAL, 2020)

-Revisar y evaluar las necesidades de aprendizaje de los estudiantes: esto implica adaptar el calendario escolar, seguir un plan de estudio acelerado centrado en materia básicas, preparar clases especiales de estudio después de la escuela para que los alumnos puedan ponerse al día (UNESCO, 2020) .

-Los maestros deben estar capacitados para implementar protocolos de higiene distanciamiento social y un sistema de notificación y referencia si ocurre algún caso de COVID-19, garantizando un entorno seguro y amigable para los aprendizajes (UNICEF, 2020) .

-Aprovechar las oportunidades para mejorar el sistema educativo a largo plazo, implementar enfoques de respuestas a la COVID -19, concentrarse en reconstruir mejores sistemas educativos, proteger y mejorar el financiamiento para educación (Banco Mundial, 2020) .

Solamente con la implementación de estas y otras recomendaciones pertinentes sobre la educación post pandemia, Nicaragua podrá avanzar en el mejoramiento de la educación en el país y revitalizar a la generación COVID -19.